19/06/2024 - LOCAL - www.LebrijaDigital.es

En la moción aprobada se destaca instaurar el Día de la Memoria Histórica de Lebrija, instalar puntos de interpretación, difusión en centros educativos y revisión del callejero local.

 

El Pleno del Ayuntamiento de Lebrija ha aprobado, a propuesta del Grupo Municipal de Izquierda Unida (IU), una moción para el cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática. La moción, debatida en el pleno ordinario celebrado ayer miércoles, 13 de junio, y defendida por Gonzalo Busto, Portavoz del Grupo Municipal de IU, representa un paso significativo en la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación, así como en la dignificación de todas las personas represaliadas y asesinadas en Lebrija durante la dictadura franquista.

En su intervención, Busto subrayó la importancia de esta moción para respaldar el trabajo de la Asociación Cultural por la Recuperación de la Memoria Histórica de Lebrija.  Destacó que “el Ayuntamiento debe asumir sus competencias para que Lebrija y su sociedad no olviden su historia, reparen el daño causado y actúen contra los símbolos o nombres de fascistas que aún persisten en las calles”.

"Una verdadera democracia no puede construirse sobre la desmemoria y la ocultación de estos hechos aberrantes", afirmó Busto. Lamentó también que el PSOE se abstuviera en la votación, "a pesar de contar con militantes desaparecidos y enterrados en cunetas y fosas comunes, y criticó esta abstención como incoherente tanto con la Ley de Memoria Democrática como con las propias siglas del partido". Desde IU anuncian que seguirán presionando al equipo de Gobierno (PSOE) para que se cumplan todas las propuestas de acuerdo.

La moción fue aprobada con los votos a favor de IU y la abstención tanto del PSOE como del PP. Las propuestas de acuerdo incluyen:

- Declarar el 24 de julio como Día de la Memoria Histórica de Lebrija: Este día se llevarán a cabo actos de homenaje y reconocimiento institucional a las personas asesinadas y represaliadas tras el golpe de Estado, animando a la ciudadanía a participar en ellos mediante medios oficiales y locales.

- Instalar un punto de interpretación en un espacio público: Este punto servirá para el conocimiento de los hechos acontecidos en Lebrija tras el golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

- Impulsar el conocimiento y difusión en los centros educativos y la población local: Se fomentará el aprendizaje sobre los eventos ocurridos en el país, Andalucía y Lebrija tras el golpe de Estado de 1936 y la posterior dictadura.

- Eliminar del callejero local los nombres de personas vinculadas al golpe de Estado y la represión franquista: Se retirarán los nombres de aquellos que intervinieron en el golpe de Estado y participaron en la represión franquista, eliminando así estos vestigios de la dictadura.

- Proteger la investigación sobre la dictadura en Lebrija: Se tomarán medidas para agilizar la organización y acondicionamiento del archivo histórico del Ayuntamiento, actualmente en un estado precario que dificulta las investigaciones.

- Culminar la investigación arqueológica en el cementerio de Nuestra Señora de la Oliva: Se tomarán las medidas necesarias para localizar todas las fosas comunes existentes en el cementerio, avanzando así en el esclarecimiento de la verdad histórica.

-X-

MOCIÓN

-X-

Gonzalo Busto Sánchez, Portavoz del Grupo Con Andalucía Izquierda Unida Lebrija en el Ayuntamiento de Lebrija, y de acuerdo con el art. 97.3 del Real Decreto 2568/1996 de 28 de noviembre que contiene el Reglamento de organización, funcionamiento y régimen jurídico de las entidades locales, así como con el artículo 23 del Reglamento de  funcionamiento de comisiones y plenos del Ayuntamiento de Lebrija, formula, para su debate y aprobación en el próximo Pleno Ordinario a celebrar por la Corporación Municipal la siguiente MOCIÓN PARA EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY, ANDALUZA Y ESTATAL, DE MEMORIA DEMOCRÁTICA.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

"La Ley de Memoria Democrática aprobada en 2022, y la Andaluza, aprobada igualmente sin ningún voto en contra en 2017, establecieron que el impulso de las políticas de memoria democrática son un deber moral inexcusable. Que el compromiso con la pedagogía del “nunca más” se ha convertido en un imperativo ético fundamental en las sociedades democráticas de todo el mundo.

En España, la magnitud del genocidio perpetrado primero por el bando sublevado, y después por el régimen dictatorial franquista, contra los defensores de la Segunda República, fue una monstruosidad. Se ejerció una violencia de Estado sistemática y planificada, una arquitectura del terror que generó más de 100.000 personas asesinadas en toda España, al margen de los hechos de guerra: de ellas más de 45.500 en Andalucía.

En la provincia de Sevilla las personas asesinadas fueron más de 11.000, y hoy en día muchas aún se encuentran desaparecidas en al menos 155 fosas comunes y otros lugares indignos. Junto a los cadáveres de las y los asesinados se intentó sepultar la verdad.

En nuestra ciudad, Lebrija, tras el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, en torno a 500 personas, defensoras de la legalidad vigente de la II República, fueron asesinadas. Esto supone un 3,5% de la población de aquella Lebrija, que entonces contaba con 13.839 habitantes. Si trasladamos estos datos al año 2024, correspondería a 966 personas asesinadas. Para que se hagan una idea del miedo que los golpistas instauraron en la sociedad lebrijana de la época. Lebrija fue el segundo pueblo de la provincia con mayor número de víctimas, sólo superado por Constantina, donde el número de personas asesinadas alcanzó los 990.

Todo este plan de eliminación de las vecinas y vecinos de Lebrija defensores de la II República fue trazado y organizado tras la toma de este Ayuntamiento por fuerzas de la Guardia Civil y Carabineros, ocurrido el 24 de julio de 1936. Tras este hecho, y con algunas dimisiones en la Comisión Gestora nombrada ese mismo día, finalmente es el 1 de agosto cuando el genocida Gonzalo Quipo de Llano ordena la reorganización de la Comisión Gestora Lebrijana, siendo presidente de la misma Francisco Laborde Hernando y, como vocal más destacado, José Bellido Ahumada, entre otros. Esta comisión realiza y dirige una sistemática y fría represión contra las personas que formaban parte de organizaciones obreras y republicanas del Frente Popular, así como la depuración de las personas funcionarias y empleadas de la administración pública. Se producen entonces las primeras detenciones y asesinatos por mandato de las personas pertenecientes al llamado “comité”, entre los que sobresalen los ya mencionados Francisco López Hernando y José Bellido Ahumada, autentico ideólogo del “comité”, y a los que se unen Rafael Guzmán Calderón, Jefe Local de Falange, y Manuel Pacheco, representante del sector más duro y reaccionario de la derecha lebrijana. Hoy en día Lebrija sigue teniendo, en su callejero,

nombres de destacados fascistas, defensores de la dictadura franquista, como por ejemplo la calle Antonio Álvarez Aguilar, primer alcalde de la dictadura, la plaza Manuel Halcón, escritor y político falangista, o el CEIP Cristo Rey. Mención especial a la figura de José Bellido Ahumada, que ostentó cargos en este Ayuntamiento hasta 1971, y que a día de hoy cuenta con una calle y una sala de la Biblioteca Municipal en su honor.

El trabajo de la Asociación Cultural por la Recuperación de la Memoria Histórica de Lebrija, buscando la verdad, la justicia y la reparación, tanto de víctimas como de familiares, debe ser respaldado por este Ayuntamiento, asumiendo las competencias propias para que Lebrija y la sociedad lebrijana no olviden su historia, para reparar el daño causado y actuar contra los símbolos o nombres de fascistas que aún podemos ver en nuestras calles.

Una verdadera democracia no puede construirse sobre la desmemoria, sobre la ocultación de estos hechos aberrantes. Las familias de las víctimas tienen derecho a conocer la verdad, a que se haga justicia, al reconocimiento y la reparación moral. Quieren saber dónde están los restos de sus familiares, recuperarlos y darles cumplida sepultura como hacemos con nuestros difuntos. Es una cuestión de Derechos Humanos, de Democracia, de Justicia y de Humanidad. Sobre el fundamento de los principios y valores democráticos y de la dignidad de las víctimas, la Ley de Memoria Democrática declara ilegal el régimen franquista, establece que la búsqueda de los desaparecidos es un deber del Estado.

La Ley fija también una serie de obligaciones para todas las administraciones públicas, que responden a derechos de las víctimas y sus familiares y de toda la sociedad: la localización e identificación de las personas desaparecidas; la investigación para conocer la verdad de lo que pasó; el recuerdo, homenaje, reconocimiento y reparación integral a las víctimas; la supresión de símbolos, denominaciones de calles y lugares, honores, recompensas y distinciones contrarias a la Memoria Democrática, la divulgación de los hechos históricos en los centros educativos y para el conjunto de la ciudadanía, la designación de lugares de Memoria Democrática, etc.

Por su parte, la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía de 2017 estableció tres derechos esenciales: el derecho a conocer, el derecho a investigar y el derecho a la reparación plena.

Por todo ello, se propone la adopción de los siguientes ACUERDOS:

PRIMERO. El Ayuntamiento de Lebrija impulsará, por todos los medios a su alcance, el cumplimiento efectivo y sin demoras en nuestra localidad de las obligaciones establecidas en las leyes de memoria de Andalucía y del Estado, disponiendo para ello los recursos técnicos y económicos que le correspondan. En concreto:

• Declarar el 24 de julio como Día de la Memoria Histórica de Lebrija, llevándose este día actos de homenajes y reconocimientos institucionales a las personas asesinadas y represaliadas tras el golpe de Estado, y animando a la ciudadanía, por medios oficiales de este ayuntamiento, y por medios locales, a participar en los actos.

• Instalar, en un espacio público, un punto de interpretación para el conocimiento de los hechos acontecidos en Lebrija tras el golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

• Impulsar el conocimiento y difusión en los centros educativos de la localidad y para toda la población local de lo que aconteció, en el país, en Andalucía y en nuestra localidad, tras el golpe de Estado de 1936 y posterior dictadura.

• Eliminar del callejero local y de cualquier zona los nombres de las personas que intervinieron en el golpe de estado contra la República y en las organizaciones de los sublevados. De los que participaron en la represión y formaron parte del aparato institucional franquista, que durante décadas aplastó las libertades de la sociedad lebrijana.

• Proteger la investigación sobre la dictadura en Lebrija para que pueda conocerse la verdad histórica de lo que realmente pasó en nuestro pueblo. En este sentido agilizará con urgencia la organización y acondicionamiento del archivo histórico del Ayuntamiento, que permanece en un pésimo estado. Esta situación impide el normal desarrollo de cualquier investigación.

• Tomar las medidas necesarias para que se pueda culminar la investigación arqueológica iniciada en el cementerio de Nuestra Señora de la Oliva, para la localización de cuantas fosas existieran en él.

SEGUNDO. Instar a la administración central, autonómica y Diputación Provincial de Sevilla a tomar las medidas expuestas, que en cada caso correspondan, para que se cumplan estrictamente lo establecido en las leyes.

TERCERO. Dar traslado de este acuerdo a la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y a la Diputación Provincial de Sevilla.

CUARTO. Hacer público, por canales de comunicación oficiales de este Ayuntamiento, y medios de comunicación locales, de la aprobación de esta moción".

Fuente: IU Lebrija

Silver Gold

SOLEAL

Centro Dental Vidal y Rodríguez Lebrija

 

CLINICA DENTAL TORAL

Podóloga Virgina Romero Lebrija

Julián Castro

lavandería tintorería rocío lebrija

La Barbería de Guillermo